Havva
 
 
 
 
 

Maternidad Diferida

Hace años, aquellos pacientes que debían someterse a tratamientos contra el cáncer, ya fueran de quimioterapia, radioterapia o cirugía, debían simplemente aceptar que la pérdida potencial de la fertilidad podía ser la consecuencia de salvar su vida. Pero hoy en día, con mayor tasa de superviviencia a los tratamientos y mayores posibilidades para preservar la fertilidad, la situación ha cambiado. Y no sólo para pacientes que deben enfrentarse a un tratamiento oncológico,  también para aquellos que ya sea por razones sociales, económicas o de realización personal deciden postergar el momento de la paternidad. La preservación de la fertilidad en todas las etapas de la vida es hoy una realidad. El primer paso, y fundamental en la preservación de la fertilidad es integrarlo como objetivo dentro del plan principal de un tratamiento oncológico desde el principio o plantearlo a tiempo en el caso de mujeres y hombres sanos que postergan la paternidad por decisión propia.
Existen varias opciones para preservar la fertilidad.
De acuerdo a la circunstancia de cada persona y de cada pareja es el tratamiento que se indica, es por ello que la consulta con algún médico del equipo de fertilidad es fundamental para la decisión.
 

En el caso del hombre:

• Banco de semen. Es una opción para hombres luego de la pubertad y consiste en obtener, analizar, criopreservar y almacenar las células espermáticas ya sea mediante estimulación sexual o por medio de una cirugía menor. En todos los casos siempre es recomendable criopreservar más de una muestra.
 
• Extracción espermática testicular. Es una opción para aquellos hombres que no poseen espermatozoides maduros en su semen y consiste en obtener tejido testicular (biopsia), examinar las células espermáticas y utilizarlas o criopreservarlas para su uso futuro en tratamientos de reproducción asistida. Es una técnica disponible para después de la pubertad.
 
• Criopreservación de tejido testicular. Este tejido posee células espermáticas, puede ser obtenido mediante una cirugía y criopreservado. Es una técnica disponible para hombres que antes o después de la pubertad aunque en pre púberes aún se encuentra en etapa experimental.
 

En el caso de la mujer:

• Criopreservación de óvulos. En mujeres que ya han pasado la pubertad pueden extraerse óvulos maduros y criopreservarse para ser fertilizados en un futuro. Actualmente está en estado experimental y tiene una tasa de éxito de aproximadamente un 3% por ovocito preservado.
 
• Criopreservación de embriones. El procedimiento es similar al anterior sólo que los óvulos obtenidos son fertilizados in Vitro y aquellos que evolucionas 
favorablemente son criopreservados. Se utiliza en mujeres luego de la pubertad y tiene una tasa de embarazo de entre un 20 y un 40%.
 
• Criopreservación de tejido ovárico. Se realiza una cirugía laparoscópica para obtener el ovario o parte de él y se criopreserva para madurar. Es un procedimiento disponible para mujeres antes o después de la pubertad. Está en estado experimental, la función ovárica se ha logrado restablecer luego del trasplante al menos temporalmente pero se conocen pocos casos de embarazos logrados. En un futuro las técnicas permitirían madurar in Vitro los ovocitos de este tejido como una alternativa al trasplante.



 

 

 

 

 

La infertilidad, que durante años se creyó era un problema de mujeres solamente, es una enfermedad que puede presentarse tanto en la mujer como en el hombre. Afecta a cerca de un 15% de las parejas en edad fértil y tiene causas diversas.

 

La OMS define el derecho a la planificación familiar como "un modo de pensar y vivir adoptando voluntaria mente por individuos y parejas, que se basa en conocimientos, actitudes y decisiones tomadas con sentido de responsabilidad, con el objetivo de promover la salud y el bienestar de la familia y contribuir así en la forma eficaz del desarrollo del país".

 

 

 

 

Pie
Desarrollo web www.sebastianriquel.com.ar | Copyright © 2019